viernes, 7 de febrero de 2014

"El códice 632" de José Rodrigues Dos Santos




Sinopsis:




Tomás Noronha, profesor de Historia de la universidad Nova de Lisboa, es especialista en lenguas antiguas y criptografía. Tras la repentina muerte de un profesor llamado Toscano, el profesor Noronha es reclamado por la American History Foundation para terminar la investigación que había comenzado el difunto. Esa investigación atrapa a Tomás y lo sumerge en un mar de documentos históricos y viajes a distintas ciudades del mundo. El profesor, sin embargo, debe lidiar al mismo tiempo con un matrimonio oxidado y una hija con Síndrome de Down. Esta tormenta sin tregua de acontecimientos le obligará a asomarse al borde de sus propios abismos y a enfrentarse a sí mismo, llevándonos a un desenlace cuando menos sorprendente.



Opinión: 



Encontré este libro cuando paseaba con una amiga por entre las casetas de una feria de libros. Nos deteníamos en cada puesto, sobrevolando con la mirada cada uno de esos maravillosos mundos por descubrir, escondidos tras una tapa que parece decir: qué, ¿te atreves a entrar en mí?

Y entonces lo vi. Llevaba tiempo buscando una narración de historia y aventuras, de documentos antiguos y conspiraciones secretas. Y me dije, esta es mi oportunidad. Así que lo compré, atraída sobre todo por el título, enigmático e inspirador. 
Lo abrí, comencé a leer... y me encontré con una historia que no era lo que yo esperaba, pero me ha gustado mucho. 


Yo esperaba encontrarme con una narración de ritmo trepidante y vertiginoso... Pero la verdad es que ocurre todo lo contrario: el lector entra en un juego de documentos antiguos y verificaciones históricas que, para ser sincera, resulta laborioso de leer

Eso es probablemente lo que menos me ha gustado del libro; unas cuantas veces he tenido que pasar páginas hacia atrás para releer el nombre de algún autor o documento para poder comprender las conclusiones del protagonista y no perder el hilo. 
Otra cosa que tampoco me ha hecho mucha gracia ha sido que, cuando se habla en otro idioma que no sea portugués (ese es el idioma "base" de la novela y está traducido al castellano) el autor no lo traduce, por lo que si no sabes italiano, inglés o sueco, te pierdes lo que dice. Eso me ha irritado un poquito. 


A cambio los personajes están muy logrados, son personas de carne y hueso con carne de papel y sangre de tinta (esa metáfora tan preciosa no es mía, es de Sangre de tinta de Cornelia Funke). Todos tienen sus luces y sus sombras, rasgos que me han hecho cogerles cariño y reír con ellos y rasgos que me han hecho querer tenerles delante para darles un buen par de sopapos por idiotas. 

Por ejemplo, Tomás (el protagonista). No me gustó que iniciara una aventura con la despampanante sueca que aparece una buena mañana en su clase en la universidad. Es posible que yo aún sea muy joven y que, al no llevar casada 20 años con una persona no sepa lo que se siente cuando la rutina y la preocupación continua por hija con Síndrome de Down apagan la pasión, frustran todas las expectativas maternas/paternas que uno pudiera forjarse y generan una situación tan insufrible en casa que uno tiene que buscar una vía de escape en una relación extramatrimonial. Pero los pasajes en los que Tomás rememoraba cómo conoció a Constança, cómo se enamoró de sus pecas y de su cara risueña y soñadora... Los pasajes en los que ella colocaba distintas especies de flores por toda la casa cada día y le contaba a Tomás su significado con una pequeña historia... La conversación telefónica en uno de los viajes de él en la que se aprecia que todavía se aman, todavía les quedan ganas de juguetear el uno con el otro... Me parecieron tan bonitos, tan dulces y románticos que me mosqueé mucho con Tomás cuando inició su aventura. Vale que tenía dificultades, pero huir y traicionar no es forma de solucionar nada. Si acaso destruye, que es lo que le pasó al profesor Noronha. A punto estuvo de fastidiar una de las cosas más hermosas que tenía por su cobardía. Menos mal que, al menos en eso, el autor nos regala un final feliz. 
Y digo menos mal porque la trayectoria con Margarida es de todo punto desgraciada. Solo la alegría e inocencia de la niña consiguen iluminarla. 


No voy a hablar más del final porque, a pesar de lo que ya dije en la primera entrada del blog, no me gustaría arruinarle la lectura a los que no hayan leído el libro. Aunque es probable que lo haya hecho ya en algún momento :S

Únicamente diré que me ha parecido muy acertado y que, a pesar de que algunos de los misterios que van resolviéndose conforme avanza la narración tenían un solución previsible que llevaba imaginando desde el principio, otros muchos me han dejado boquiabierta ( y eso últimamente no es fácil, que cuanto más leo más tiquismiquis me vuelvo jaja).


Respecto a la prosa del autor... Bella. No hay otra palabra para describirlo. 

Enlaza con elegancia los pasajes más didácticos en los que a los profanos se nos cae la baba con todo lo que sabe Tomás y otros personajes que se pasean por las páginas con otros en los que convierte la simple apertura de una caja fuerte en una indiscutible obra de arte. Pasen y vean:
"Aquél les parecía el sonido de una caja recelosa, ansiosa por guardar su secreto con excesivo celo; era el ruido meditativo de una máquina desconfiada, posesiva, enfrentada a un desafío que la obligaba a medir la hipótesis que más temía, la de abrirse como una flor y liberar, a disgusto, el perfume de su misterio. Se les antojaba que esa especie de nicho prefería mantener olvidado su tesoro, encerrado en el silencio, y era ese mudo duelo entre hombre y caja fuerte, entre clave y secreto, entre luz y tinieblas, lo que alimentaba la tensión a media luz en aquella habitación enmohecida."
" A principio, sin embargo, sólo vislumbraron una sombra opaca, una tiniebla espesa e impenetrable; era como si la caja de metal aún se resistiese, recalcitrante, en agonía, prolongando el enigma en un último soplo de vida, ocultándolo bajo el manto de una neblina densa y cargada; les parecía un moribundo porfiadamente aferrado a la vida, esperando contra la esperanza, encubriendo en un rincón oscuro de las entrañas profundas el arcano tesoro que tanto tiempo lo había aislado del mundo, perdido en el tiempo, exiliado de la memoria."


Los escenarios están muy bien descritos, particularmente los pasajes sobre la Quinta da Regaleira me encantaron. El autor también nos lleva a Río de Janeiro, Sevilla, Génova... y por supuesto Lisboa, la patria del protagonista. Eso me ha gustado.

Un detalle que me ha resultado muy curioso pero positivo, porque añade veracidad al relato, es que se mencionan y describen continua y profusamente las comidas que degustan el profesor y sus acompañantes. Se me hacía la boca agua cuando leía uno de esos párrafos jaja.


Por último, el misterio que se va desvelando poquito a poco me ha asombrado; nunca había leído  nada sobre el tema (ni sobre ninguno de los temas sobre los que el profesor habla en sus lecciones en la universidad; ese es otro punto a tener en cuenta, se trata de una novela con aires de reportaje sobre historia y criptografía en ese sentido) y he aprendido mucho.


¿Y bien? ¿Qué os ha parecido mi primera reseña?

1 comentario: