martes, 20 de mayo de 2014

"The secret scripture", de Sebastian Barry

Buenas :)

Os traigo la última novela que he leído en inglés. Hace justo un par de días que la he terminado.



Como podéis ver si ampliáis la imagen de la portada, es un libro premiado y con muy buenas críticas; de hecho, por eso lo compré. Y porque tenía un argumento muy intrigante, claro xD

No conocía al autor, no había leído nada suyo antes.
Y la verdad es que escribe muy bien, es muy descriptivo y poético. 
Llevaba muchos meses sin leer en inglés, y aunque al principio me costó según iba avanzando me iba quedando cada vez con más detalles.
Lo que sí he notado (supongo que nos pasa a todos cuando leemos en un idioma que no es el que nos ha acompañando durante nuestra infancia) es que no he podido captar la belleza de la prosa del autor del todo. Me pasa siempre, me imagino que porque cada vez que me decido por un libro en inglés hace meses que leí el anterior, por lo que nunca termino de incorporar el idioma lo suficiente a mi día a día como para captarlo de verdad. Tendré que enlazar unos cuantos libros en inglés seguidos para subsanar el problema xD

Aquí os dejo un párrafo cualquiera para que juzguéis por vosotr@s mism@s:

"His talk locked me in silence, I know not why. It was not opening, easy, happy talk like my father's, after all. I wanted to listen to him, but I did not want to answer now. That strange responsibility we feel towards others when they speak, to offer them the solace of any answer. Poor humans!
And anyway he had not asked a question. He was merely floating there in the room, insubstantial, a living man in the midst of life, dying imperceptibly on his feet, like all of us."

La novela nos sitúa a caballo entre el siglo XX y el XI (no sé si estaré en un error o no, pero estuve haciendo cálculos y las fechas proporcionadas en la historia no me encajaban en absoluto, por lo que creo que están equivocadas) en Irlanda; en un pueblo pequeño y lluvioso (como el país en general, la verdad). Eso supone que nos llevan de la mano atravesando la miseria de principios de siglo, la vorágine política y religiosa que aboca al país a una Guerra Civil primero y a la persecución de los perdedores después. 

La protagonista de la novela es Roseanne, una mujer a la que acompañamos a lo largo de toda su vida, a través de una tormenta de desgracias que deja entrever algún que otro arco iris de vez en cuando y al final de la cual nuestra protagonista sigue teniendo ganas y fuerzas para sonreír.

Os dejo aquí la sinopsis de la contraportada, también en inglés:

""The mental hospital where psychiatrist Dr Grene works is about to shut down, and he sets about investigating the history of his patient Roseanne. She was committed there as a young woman and now - her records long lost - is nearing her hundredth birthday. At the same time, Roseanne is looking back on the tragedies and passions of her life through a secret journal: her turbulent chilhood in rural 1930's Ireland, and the subsequent marriage which she believed would finally bring her happiness. WhenDr Grene finally uncovers the circumstances of her arrival at the hospital, it leads to a secret that will shock them both."

Viene a decir que como van a demoler el hospital psiquiátrico, el doctor jefe allí (Dr Grene) acepta el reto de indagar en las historias de sus pacientes para ver si realmente deben ser redirigidos a otro hospital mental o fueron encerrados allí por rencillas políticas y otro tipo de intereses que nada tienen que ver con la locura. Y Roseanne es una de esos pacientes. 
Además también ella está recuperando su propia vida de entre los recuerdos, por lo que ambos puntos de vista se extienden ante nosotros.

Realmente, Roseanne me ha parecido un personaje un poco pusilánime. Es muy dulce, muy guapa, muy cariñosa, muy comprensiva, ingenua... pero le han faltado agallas en los momentos en los que los demás se autoproclamaban dueños y señores de su vida y su destino.
Nos cuenta su historia desde la atalaya de los 100 años que lleva a la espalda, en la seguridad del hospital psiquiátrico donde lleva media vida encerrada.

Su pasado es lúgubre, aterrador, desgarrador... Y ella no hace nada para luchar contra él. Nunca. Jamás.
No me ha gustado demasiado porque prefiero los personajes que me impulsan a ser valiente y a luchar por lo que creo importante en la vida, pero supongo que Roseanne es hija de su tiempo. Hija del odio y dolor que vio siempre a su alrededor. Hija de la obediencia que le inculcaron. Hija de creerse más estúpida, pequeña e incapaz por ser mujer.

En ese sentido los personajes están muy bien caracterizados: la madre y el padre de Roseanne, el padre Gaunt, los hermanos McNulty y su familia, John Lavelle. Son todos muy reales.

Los escenarios son húmedos como la tierra mojada y fríos como los eneros en la Irlanda de 1910. He sentido la helada colándose por entre mis huesos y la tristeza de aquel tiempo gris.
El autor ha sido brillante en ese aspecto.

Sin embargo, creo que ha desaprovechado la trama que podría haber llegado a desarrollar. El comienzo es lento, muy lento. Se pasa lo menos 50 páginas hablando del padre de Roseanne. Vale que es importante para la caracterización del personaje, pero me ha resultado excesivo y bastante aburrido. 
La verdad sea dicha, hasta que no he alcanzado por lo menos la página 200 no he empezado a sentir verdadero interés por la historia.

Otra cosa que no me ha gustado nada es que se omiten todas las escenas de amor que podrían hacernos comprender a Roseanne, de modo que al final sus actos me han resultado un tanto aleatorios, sin sentido y, sobre todo, tremendamente estúpidos.
En cambio, nos introducimos hasta la médula en el psiquiatra que atiende a Roseanne en el hospital donde reside: Dr Grene. 
He sufrido junto a él el declive de su matrimonio primero, la pérdida de su mujer después y el ansia por desenmascarar la verdad de Roseanne al final. 

Otra cosa que me ha dado mucha rabia del final es que deja demasiados cabos sueltos. No me ha resuelto todas las dudas que me he ido creando, por lo que he terminado la novela con un sabor de boca agridulce (lo de "dulce" es porque lo principal del desenlace es muy emotivo y no me lo esperaba, aunque quizá sea un poco rebuscado).

En fin: no me ha gustado mucho pero he disfrutado de un dominio impecable del inglés y de un par de personajes muy bien caracterizados.

Espero que hayáis disfrutado la reseña :)

Iratxe

3 comentarios:

  1. Yo disfruto leyendo en inglés, además de hacerlo como entrenamiento ya que dentro de uno o dos años me veo posiblementente viviendo en Reino Unido. No he leido el libro que dices, aunque tiene buena pinta. Yo estoy empezando The Road de Cormac McCarthy después de ver la peli hace unos días y quedarme bastante intrigado. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si lo leo yo también y compartimos impresiones xD

      Eliminar
    2. Pues a ver si lo leo yo también y compartimos impresiones xD

      Eliminar