viernes, 17 de octubre de 2014

"Bajo la misma estrella", de John Green

Vengo a hablar de una novela que está arrasando en las librerías, de la que recientemente se ha filmado y estrenado una película y que ha catapultado a la fama a su autor. 

Sí, estoy hablando de "Bajo la misma estrella" o "The fault in our stars" en su título original (que a mí me parece mucho más adecuado y emotivo, dicho sea de paso).

Os dejo la portada y la sinopsis:

¿Cuál de las dos portadas os gusta más?


Me gustaría haber leído este libro en inglés, pero me lo prestó una amiga en su edición en castellano y, en parte por comodidad y en parte por exprimirle todo el jugo, lo leí en ese idioma que, al fin y al cabo me es más familiar.

"A Hazel y a Gus les gustaría tener vidas más corrientes. Algunos dirían que no han nacido con estrella, que su mundo es injusto. Hazel y Gus son solo adolescentes, pero si algo les ha enseñado el cáncer que ambos padecen es que no hay tiempo para lamentaciones porque, nos guste o no, solo existe el hoy y el ahora."

Bien, ante todo quería resaltar que esta no es una novela romántica adolescente al uso. 

No lo es en absoluto.

Es una historia hermosa y desgarradora, un canto a la vida y al amor. Es una novela que tiene algo que decir respecto de la vida y del alma humana y, por eso, merece la pena leerla.

Hazel es.. diferente. 
Tuvo cáncer de tiroides a los 13 años, y a los 16 se encuentra con metástasis en los pulmones. Mantiene los tumores a raya gracias a un medicamento, pero, como ella dice, por "un efecto colateral del cáncer" sus pulmones "pasan olímpicamente de ser pulmones", y necesita llevar siempre cánulas y una bombona de oxígeno para poder respirar medianamente bien.
Esta situación la han convertido en una adolescente que pasa la mayor parte de su tiempo en casa viendo la televisión con sus padres y leyendo, demasiado cansada como para soportar la compasión en los ojos de los demás.

A finales del invierno de mi decimoséptimo año de vida, mi madre llegó a la conclusión de que estaba deprimida, seguramente porque apenas salía de casa, pasaba mucho tiempo en la cama, leía el mismo libro una y otra vez, casi nunca comía y dedicaba buena parte de mi abundante tiempo libre a pensar en la muerte."

Es inteligente, ácida y pesimista. 
No sé si alguien me comprenderá, pero he tenido la sensación de que Hazel se parece a Meredith Grey (la protagonista de Anatomía de Grey); ambas son oscuras y retorcidas, y ven el mundo de forma distinta que la mayoría de la gente. No se molestan en agradar, y están convencidas de que van a herir a más gente de la que querrían; por eso ambas se cierran al amor en un primer momento.

- No salgo con chicos - le contesté-. No quiero salir con nadie. Es una pésima idea, una pérdida de tiempo total...
- Cariño- me interrumpió mi madre- ¿qué te pasa?
- Que soy como... como una granada, mamá. Soy una granada, y en algún momento explotaré, así que me gustaría que hubiera el menor número de víctimas posible, ¿vale?

Mi padre ladeó un poco la cabeza, como un perro al que acaban de reñir.
- Soy una granada- repetí-. Lo único que quiero es mantenerme alejada de la gente, leer libros, pensar y estar con vosotros, porque a vosotros no puedo evitar haceros daño. Estáis demasiado involucrados. Así que dejadme hacerlo, por favor, ¿vale? No estoy deprimida. No necesito salir más. Y no puedo ser una adolescente normal, porque soy una granada. 

Sin embargo, Gus consigue vencer la resistencia de Hazel. Él (y el padre de Hazel, otro gran personaje de la novela), le enseñan que es mejor conocer a alguien extraordinario y ser feliz a su lado aunque luego duela su pérdida, que no sentir nada y dejar que la vida pase de largo. 

Decidí mandarle un mensaje. Quería evitar hablar con él sobre el tema.

Hola, en fin, no sé si lo entenderás, pero no puedo besarte ni nada de eso. No doy por hecho que tú quieras, pero yo no puedo.
Cuando intento mirarte en ese sentido, solo veo los problemas que te causaré. Quizá no lo entiendas. En fin, lo siento.

Me respondió a los pocos minutos:

Bien.

Le contesté.

Bien.

Me respondió:

¡Joder, deja de coquetear conmigo!

Me limité a escribir:

Bien

Mi teléfono zumbó al momento.

Era broma, Hazel Grace. Lo entiendo. (Pero los dos sabemos que bien es una palabra para ligar. Bien REBOSA sensualidad.)

Como habéis podido comprobar por los fragmentos, el relato está contado por Hazel en primera persona y en pasado. 
El lenguaje es real, informal y actual pero sin ser chabacano ni inculto.  
La lectura es ágil, rápida y amena.
Y algunos fragmentos se me han clavado en el corazón, han removido mis cimientos y me han hecho mirar la vida y a mis seres queridos con otros ojos. Me encantaría compartirlos aquí con vosotros, pero os desvelaría las sorpresas que os aguardan entre esas tapas azules.

Por otra parte, me he creído en la mente de Hazel, estaba dentro de ella.
Creo que es algo especialmente admirable teniendo en cuenta que el autor es un hombre; tal vez solo me pase a mí, pero como mujer me resulta muy difícil meterme en la mente de un hombre y escribir como él hablaría. Por eso admiro tanto a John Green.

Gus es metafórico y sincero, jovial, vital y bromista. Alguien a quien me gustaría conocer. Padeció un osteosarcoma, y ahora le falta media pierna. 
Nadie como él para abrirle los ojos a Hazel a la felicidad.

Entre ambos hay una química espectacular, es mágico contemplar cómo poco a poco van surgiendo lazos entre los dos.

Hablaría también largo y tendido de la madre de Hazel, del grupo de apoyo, de ·Un dolor imperial" y Peter Van Houten, el viaje a Ámsterdam y mil cosas más... Pero no quiero aburriros.
Así que termino ya :) 

He dicho que los grandes temas de la novela son la vida y el amor, pero no lo es menos la muerte. 
La muerte como una realidad implacable e injusta que no nos queda más remedio que aceptar y contra la cual nuestras únicas armas son aprovechar hasta el último hálito de vida que nuestro cuerpo nos dé para poder disfrutar de la metáfora de colocarte un arma asesina entre los dientes sin darle el poder de matarte. 

Espero que os animéis a leer el libro porque de verdad que merece muchísimo la pena; te cambia por dentro.

Iratxe


lunes, 6 de octubre de 2014

Los cinco... libros que (me) regalaría para hacer reír

Hola :)

Traigo una nueva entrega de "Los cinco..." ^_^


En esta ocasión, he seleccionado cinco libros que (creo) cuentan con grandes dosis de humor que (al menos a mí) levantan el ánimo y me ayudan a sobrellevar los sinsabores de la vida :)
Es muy probable que no coincidamos en absoluto, ya que cada uno tiene un sentido del humor distinto. Aún así, quería compartirlo con vosotros :D

-"Cosas no aburridas para ser la mar de feliz", de Mr Wonderful



Es un  libro genial, sincero, ameno y divertido. Una inyección de buen rollo y optimismo.

- "Charlie y la fábrica de chocolate", de Roal Dahl


Es un libro infantil, sí. Pero es payaso y desternillante, y además me gusta el mensaje que transmite. 
Sobre todo, quería resaltar que la parte más graciosa me parece la presentación de los distintos niños. Son personajes tan caricaturescos que me río a carcajada limpia xD

- "El nombre del viento", de Patrick Rothfuss


Si habéis leído mi reseña, no tengo nada más que añadir ;P

- Cualquier viñeta de Mafalda. Si es la edición de la obra completa, mejor que mejor.


En mi opinión, no hay mejor cómic que Mafalda (de acuerdo, no es que sea una experta en el género, pero... me gusta mucho mucho). Es tierna y ácida, inocente e inteligente a la vez. 

- Cualquier novela protagonizada por Hercule Poirot


El magnífico David Sachet en el papel de Hercule Poirot ;P

Es un hombrecillo bajito, barrigón, con la cabeza en forma de huevo y un moustache que ya quisieran los caballeros ingleses con los que se codea. Todos los británicos le desprecian por ser extranjero (belga, que no francés), pero ¡ay de l@s culpables cuando el mejor detective del mundo pone en marcha sus células grises! 
Me encanta. Simplemente, me encanta ^_^

¡Y esto ha sido todo por hoy! Espero que os haya gustado :)

¿Qué opináis vosotr@s? ¿Cuáles son los libros que os hacen reír?

Nos vemos en la siguiente entrada :)

Iratxe ^_^

viernes, 3 de octubre de 2014

"Stitches. Una infancia muda" de David Small



Esta es mi primera incursión en la novela gráfica, y desde luego ha valido la pena.

He tenido que extraer del blanco y negro de David Small lo que normalmente exprimo de las palabras.
Su trazo es realista y preciso, y las escenas reflejan la lugrubidad de esta historia. Son oscuras, aterradores y deprimentes.

David Small nos cuenta su historia; esta novela es una autobiografía. 

Nos situamos en el Detroit actual, en un barrio oscuro y solitario. 
Conocemos a David, un niño de 6 años que vive con sus padres y su hermano mayor. Su padre es un radiólogo que fuma en pipa, su hermano aporrea la batería y su madre tose y hace ruido en la cocina. David, en cambio, se pone enfermo. Ese es su lenguaje.

Rodeado de unos padres que no le quieren y un hermano indiferente, David crece padeciendo toda clase de desprecios, descuidos y engaños. Insultos velados, auténtico maltrato psicológico. 
Es increíble cómo el autor nos transmite tanto con sus dibujos y algunas intervenciones.


He sentido ira, he sentido horror, he sentido pena y he sentido admiración. 

Si no lo habéis leído, os recomiendo que lo hagáis. Vale la pena leerlo hasta el final y quedarse con el mensaje.