martes, 24 de febrero de 2015

Reseña de "Un árbol crece en Brooklyn" de Betty Smith

Hola a tod@s :)

Por fin... ¡la reseña prometida! Hay que ver lo que tardo entre entrada y entrada

Esta novela la leí gracias a la Lectura Conjunta propuesta por "Maniac lost in the library"Lila Wood y "Una sonrisa entre millones".
Desde aquí, quería darles las gracias por su genial idea :)
Si no, quién sabe si lo hubiera leído.

Bien, vamos con la sinopsis :D
Lo leí de la biblioteca, y no copié la sinopsis. Así que he tenido que buscarla por Internet, y como me parecen muy feas, pues me voy a inventar una yo.

Ale. 
Porque me da la gana.

Francie Nolan vive en el Brooklyn de principios del siglo XX.

Rodeada de pobreza y cenizas, Francie es como el árbol que se abre camino en los patios de las casas derruidas de su barrio: sin agua, sin sol, pero siempre creciendo hacia el cielo abierto.

Con su inteligencia, sus ganas de aprender, sus libros... Francie va picando los muros que amenazan con aislarla e impedirle avanzar. 
Y con ello nos da una increíble lección de vida. 

Esto es para mí "Un árbol crece en Brooklyn": una lección de vida. 

Con un narrador en tercera persona, Francie Nolan es la indiscutible protagonista.
El relato comienza con ella a los once años, y después la autora nos retrotrae hasta su nacimiento. A partir de ese momento, la acción avanza hacia delante se modo lineal.
De esta forma, seguimos a Francie desde que es apenas una ilusión de sus padres, un bebé, una niña pequeña, una niña no tan pequeña...

Observamos un cambio en su pensamiento, en su perspectiva del mundo que la rodea, en sus deseos y objetivos de futuro...
Crecemos con ella. Tal cual.

La caracterización de los personajes es brillante; todos respiran entre la tinta y el papel, cobran vida para los lectores. Son perfectamente imperfectos, reales como la vida misma.

Empezaré por Francie, ya que es la protagonista.
¿Recordáis lo que he escrito sobre ella en la sinopsis? Os dejo un párrafo que refleja la esencia más pura de esta americana hija de americanos (los que lo habéis leído lo entenderéis :P)

"- Dios amado- suplicó.- Permíteme ser algo cada minuto de cada hora de mi vida. Permíteme ser alegre. Permíteme ser triste. Que tenga frío. Que esté abrigada. Que tenga hambre. Que tenga demasiado para comer. Permíteme andar andrajosa o bien vestida. Que sea sincera o falsa. Que sea franca o mentirosa. Honorable o pecadora. Pero permíteme ser algo en cada bendito minuto. Y cuando duerma, permíteme soñar todo el tiempo para que no se malgaste la más mínima porción de vida."

Ubiquémonos: 
Brooklyn, Nueva York. 1920. 
Hambre, miseria. Inmigración. La tierra prometida, el sueño americano. 
Religión. Moral estricta. Cultura del trabajo.
No tener para comer, contar cada centavo. Trabajar hasta que el cuerpo cae por su propio peso.
Escuelas donde existe la regla y los castigos son diarios; donde los niños aprender a odiarse y no a aliarse contra el odio.

Y, en medio de todo eso, la luminosa y soñadora Francie.

La autora vivió la época que describe, y eso se nota. 
La ambientación es fantástica; los escenarios y personajes de fondo, magníficos. 
Durante la lectura, estuve en Brooklyn. 

Los Nolan son una familia de cuatro miembros: Johnny, el padre; Katie (Rommely de apellido de soltera; su familia también es muy importante como influencia en ella y en Francie), la madre; Neeley, el otro hijo de la pareja, hermano pequeño de Francie, y Francie. 

Hay tanto que decir sobre cada uno de los miembros de la familia que podría estar horas escribiendo.
Pero como no tengo tiempo para eso, ni es bueno para los ojos (que luego termino con un dolor de cabeza...), pues abreviaré.

Johnny me ha marcado. 
Es un padre dulce, atento y cariñoso. Capaz de mentir a sus hijos para quitarles el miedo.

"Desató las vendas y al ver el estado de la herida se le revolvió el estómago. Pero no se lo dijo. Ella nunca lo supo. 
- Pero, querida, eso no es nada. Absolutamente nada. Si hubieras visto cómo tenía yo el brazo cuando me vacunaron: dos veces más hinchado, más irritado, y todo rojo, blanco y azul, en vez de verde como el tuyo. Y mira ahora qué fuerte y sano lo tengo- mintió con valentía, porque nunca lo habían vacunado."

Más elegante que los ricos de pura cepa, bailarín, cantante y pianista de corazón.
Sin embargo, es alcohólico. No es capaz de mantener un trabajo fijo, los vecinos murmuran sobre él...

La relación entre Johnny y Katie es, cuanto menos, compleja. 
Empieza con un flechazo instantáneo, y evoluciona entre los sueños frustrados, la miseria y el conformismo. La supervivencia y la realidad se imponen.

Sobre todo, se imponen en Katie. 
Dos hijos a los 20 años la bajan del cielo al suelo de golpe; "apartó sus sueños y abrazó la realidad".
No es que se resigne a ser feliz, pero se instala en ella una especie de resentimiento que la impiden ser tan resplandeciente como lo era antes.

Ese resentimiento se refleja en su relación con Johnny y Francie, pero no en la que mantiene con Neeley.
Para Katie, su hijo es el niño de sus ojos, la oportunidad de educar a alguien por el camino recto del que Johnny hace tiempo que se descarrió. 

En cambio, con el resto de las personas con las que se rodea, e incluso a ojos de Francie, Katie es.. 
Mejor que os lo cuente Francie:

"No. Katie nunca era ridícula. Siempre movía sus bien formadas aunque maltrechas manos con seguridad, ya fuera para colocar en un vaso de agua una flor tras quebrar el tallo con un certero movimiento, o para escurrir el trapo de una sola retorcida; la mano derecha para un lado, la izquierda para el otro, simultáneamente. Cuando hablaba, decía la verdad directa y sin rodeos. Y sus pensamientos transitaban por una senda recta, inflexible."

Es una mujer fuerte, inteligente, orgullosa y elegante. Muy elegante.
E inflexible. Muy inflexible.

"- Supongo que ella vive todavía. 
- Sí, pero está muy enferma. Dicen que tiene los días contados. 
- ¡Oh! Esas nunca mueren.
- ¡Katie!- Johnny se asombró de la reflexión de su mujer.
- No me importa. No le reprocho haberse casado con un vago y haber tenido un hijo con él. Estaba en su derecho. Pero sí le reprocho la falta de voluntad de atenerse a las consecuencias. ¿Por qué tuvo que abrumar con sus angustias a ese pobre hombre?

Para ser sincera... No he congeniado con este personaje. No sé muy bien por qué, pero no lo he hecho.

Sissy, por el contrario, me ha encantado. Es una de las hermanas de Katie, y es vivaz como la luz del sol. Muy compleja, también. Pero su relación con Francie es preciosa.

Por último, quería resaltar dos aspectos.

Uno, la prosa de la autora: limpia y elegante. 

Dos, el ritmo: este no es un libro de acción. Cuenta una vida, despacito y descriptivamente. Lo bueno de esta novela es lo que se aprende de los personajes y la estupenda ambientación. No hay suspense ni adrenalina.

Esto ha sido todo ^^
¿Lo habéis leído? ¿Qué pensáis?

Un beso :)

Iratxe

domingo, 8 de febrero de 2015

Reseñas para leer en el autobús: "The spies of Warsaw" de Alan Furst, "Hutsaren itzalak" ("Sombras de la nada") de Jon Arretxe y "Prime-time" de John Andueza

Hola :)

Me da pena contaros tan poquito de estos tres libros, pero la verdad es que, entre el retraso de reseñas que llevo, y que ninguno me ha gustado especialmente, me sale más a cuenta reseñarlos brevemente.

Por eso he inaugurado esta sección: "Reseñas para leer en el autobús".

Serán reseñas cortitas, para leer entre parada y parada. 

No sé a cuántas lecturas más les tocará ser reseñadas así, pero os aseguro que "Un árbol crece en Brooklyn" de Betty Smith y "En llamas" de Suzanne Collins van a tener reseña larga.
Que se la merecen.

Dicho esto, vamos a lo que nos importa:

- "The spies of Warsaw" de Alan Furst.


Se trata de una novela que fue adaptada a la televisión en 2013, y ha recibido muchos premios.

Sin embargo, a mí no me ha hecho mucha gracia (vaya por delante que la leí en versión original; no creo que eso sea un factor para que un libro me guste más o menos, pero sí que es posible que no haya captado todotodotodo y por eso no me haya gustado tanto).

Os dejo la sinopsis de la edición que yo he leído:

On a cool October evening in 1937, German engineer and secret agent Herr Edvard Uhl arrives in Warsaw. He suppresses a chill of fear. Tonight, he will be with his mistress; but tomorrow, he will be at a bar where he will meet with a French military attaché. Information will be exchanged for money.

War is coming to Europe. And although bombs and bulets have yet to gly, French and German operatives are already caught in a deadly espionage battle. And in a war of information and subterfuge, no spy can help being drawn into the murky world of abduction, betrayal and intrigue.

Y mi traducción al castellano:

En una fría tarde del octubre de 1937, el ingeniero y agente secreto alemán Edvard Uhl llega a Varsovia. Reprime un estremecimiento de miedo. Esta noche, estará con su amante; pero mañana, estará en un bar en el que se encontrará con un agregado militar francés. Allí, se intercambiará información por dinero.

La guerra está llegando a Europa. Y aunque las bombas y las balas no han sido disparadas todavía, Francia y Alemania están ya envueltas en una mortífera batalla de espionaje.
Y, en una guerra de información y subterfugios, ningún espía puede evitar ser arrastrado al turbio mundo de los secuestros, traiciones e intrigas.

Según parece por lo que cuenta la sinopsis, Edvard Uhl es un personaje importante. 
Bien, pues a mí me ha parecido bastante panoli.

No pinta nada en la historia, excepto como parte del decorado. 
Pero no es ni de lejos el personaje principal.

Eso le toca al agregado militar, Jean- François Mercier. Hombre atractivo e inteligente, con el cuerpo surcado de heridas de guerra.
La novela nos presenta a este personaje largo y tendido; en exceso, creo yo. Me ha resultado muy pesado leer sobre sus batallas, su familia... Aunque llegados a ese punto ya le ha había cogido algo de cariño, así que no me resultó tan tedioso.
En general me parece que permanece igual que al comienzo de la historia; no es un personaje plano, pero no he podido conocerle a fondo ni le he sentido evolucionar durante la historia.

Con Anna, su compañera, me ha sucedido lo mismo.
Con la salvedad de que ella no me ha caído tan bien.

El ritmo me ha resultado lento; exageradamente informativo con la vida de cada personaje para lo que yo esperaba.
No me he sentido para nada en Varsovia, he tenido la continua sensación de que no me estaban describiendo los escenarios como a mí me hubiera gustado.

A favor de la novela he de añadir cuatro puntos:
He aprendido historia.
La prosa es impecable; he disfrutado con un inglés muy bien escrito.
La historia cuenta con unos malos malísimos muy bien caracterizados a los que he deseado abofetear.
Me ha gustado mucho que Mercier no sea un santo ni un demonio; a pesar de que me sentí posicionada desde el principio en el bando de los franceses, no son almas caritativas sino militares y diplomáticos que juegan según ciertas reglas y con unos objetivos muy claros. No son compasivos ni generosos; quieren lo que quieren y no juegan a la clemencia. Sin embargo, Mercier en particular tiene un sentido del honor y de la colaboración que lo impele a ayudar, de vez en cuando. 
Por eso os decía antes que no es un personaje plano.

Vaya, me ha quedado una reseña más larga de lo planeado...

- "Hutsaren itzalak" de Jon Arretxe ("Sombras de la nada")


Antes de nada, os dejo la sinopsis en euskera y en castellano (esta opinión será más cortita, porque y me están quedando unas reseñas que de leer en el autobús nada :/)

Hainbat urtez bizirik irauteko borrokan ibili ondoren, Tourek Sira bere alabaren deia jaso du. Hendaiara datorrela esan dio, egun batzuk elkarrekin pasatu nahi dituela eta. Paperik ezaren arazoak sahiesteko, Tourek Sa Kene bere amorantea bidaltzen du alabaz autoz jasotzera. Baina Sira ez da hitzordura agertzen.

Después de vivir tantos años peleándose, Toure ha recibido la llamada de su ija Sira. Le ha dicho que vendrá a Hendaya, ya que quiere pasar unos días juntos. Para evitar los problemas de la falta de papeles, Toure manda a su amante Sa Kene a recoger a su hija en coche. Pero Sira no viene a la cita.

Esta es la tercera y última (creo) novela del detective Toure: africano de Burkina Faso afincado en Bilbao, en el barrio San Francisco. Inmigrante luchador, sin papeles ni dinero, que lucha cada día por ganarse los cuartos.

He de decir dos cosas de este libro:
Una, la prosa del autor es increíble. Cultísima, y a la vez fluida; las palabras se siguen una detrás de la otra sin apenas esfuerzo.
Otra, que la historia va in crescendo. Empieza suave suave, casi cómica, y según avanza se va tornando cada vez más intensa y dramática.

Las segunda novela la he leído (la primera no), también en euskera, y me quedé con la sensación de que era más cómico que dramático. 
No tuve la sensación de intriga que aparenta crear.

Con este volumen, me ha pasado algo parecido excepto los últimos capítulos.
Los hechos son muy negros, sí, pero me ha dado la sensación de que estaban un poco flojos, no sé. La lectura no se me ha hecho todo lo trepidante que pudiera haber sido con ese argumento.

Lo que sí que está muy bien ambientado y descrito es la situación de desventaja que viven los inmigrantes.

No quiero desvelaros mucho, pero la mezcla de trata de mujeres, racismo y dificultades de la inmigración es explosiva.

No me parece que el autor le haya sacado todo el partido posible, pero la he disfrutado.
Eso sí, el final es impactante.

- "Prime- time" de John Andueza




Este ha sido, sin niguna duda, el que menos me ha gustado de los tres.

Prosa justita, una sinopsis muy llamativa que se queda en agua de borrajas según avanza la narración, un final previsible...
La terminé por orgullo.

Bala eta Klemente detektibeak dira, aurretik ertzainak izan ziren. Beren ibilera aldrebesen ondorioz, utzi behar izan zuten Ertzaintza, eta geroztik munta txikiko detektibe pribatuei egokitzen zaien edozein lan mota egitera behartuta daude. Oraingo honetan, ordea, eta konturatu gabe, berebiziko garrantzia duen kasu batean korapilatuta ikusiko dute euren buruan.
(Esta no era la sinopsis que yo leí :/ La he encontrado en Internet y no es demostrativa de lo que quería contaros, pero bueno).

En castellano:

Bala y Klemente son detectives; antes fueron ertzainas (es la policía local de la Comunidad Autónoma Vasca). Como consecuencia de su recorrido desastroso, tuvieron que dejar la Ertzaintza, y desde entonces están obligados a aceptar cualquier tipo de trabajo que les corresponda como detectives privados de poca monta. En esta ocasión, en cambio, y sin darse cuenta, se verán a sí mismos envueltos en un caso muy importante.

Los personajes están bastante bien perfilados, y sí que evolucionan durante la narración. Pero es una novela de misterio, y lo esencial, el misterio, hacía aguas por todos lados (en mi opinión, que a lo mejor vosotr@s lo leéis y os encanta).

Al menos, me reí bastante con las discusiones de la pareja. 
Son totalmente opuestos: Bala es ligón, socarrón y con sentido del humor. Klemente es introvertido, arisco y amargo.
Tal para cual :P

Esto ha sido todo por hoy, amigos :)

Espero que os haya gustado ^^ 

Iratxe