jueves, 1 de septiembre de 2016

Mi opinión sobre: "El niño en la cima de la montaña" de John Boyne

Este es el segundo libro que leo de este autor, que también escribió el gran éxito literario "El niño con el pijama de rayas".



Título: "El niño en la cima de la montaña"
Autor: John Boyne
Editorial: Salamandra
Número de páginas: 249
Año de publicación: 2016
Género: Histórico, psicológico
Tipo: Libro único


Sinopsis:

"De padre alemán y madre francesa, Pierrot ha tenido una infancia no muy distinta de la de cualquier niño de su época. Sin embargo, nos hallamos en París, corre el año 1935 y la guerra que se avecina trastocará el destino de millones de personas. Tras la muerte prematura de sus padres, Pierrot deberá separarse de su íntimo amigo Anshel y abandonar Francia para vivir con su tía Beatrix, que trabaja de ama de llaves en una mansión imponente erigida en lo alto de una montaña. Pero no es una casa cualquiera; se trata nada menos que del Berghof, la enorme residencia que Adolf Hitler posee en los Alpes de Baviera.

Así, a sus siete años, alojado de manera involuntaria en el entorno íntimo del todopoderoso Führer, Pierrot se verá inmerso en un mundo tan extrañamente seductor como peligroso."

He hecho una pequeña trampa y no os he copiado toda la sinopsis; falta la última parte. Me parece que da una información que destripa de alguna manera los acontecimientos de la segunda mitad del libro; creo que eso le quita fuerza al relato, ya que al saber de antemano qué pasará se elimina el factor sorpresa y disminuye el impacto de los acontecimientos que se narran en el lector (que, según mi punto de vista, cuanto mayor sea mejor).

Opinión:

- ARGUMENTO

Creo que el tema principal de la novela es la transformación de Pierrot en Pieter. El libro nos muestra cómo, naciendo desde una situación de carencias emocionales previas y empujado por las circunstancias, cualquiera puede llegar a cometer atrocidades y convertirse en un ser despreciable que nunca imaginó ser.

- PERSONAJES

Pierrot  es un niño de 7 años dulce, amable, cariñoso, alegre y bien educado. Pero físicamente es muy bajito, poco imponente, y eso es algo que, de tantos abusos y humillaciones como le ha supuesto, no puede tolerar. Ese complejo de inferioridad se hace más patente cuando llega a Alemania empujado por su reciente orfandad, ya que en plena ascensión del imperio nazi los insultos por parte de los altos cargos son el pan de cada día. De modo que, cuando las ideas de Hitler y su afortunada posición como su protegido le dan la oportunidad de verse a sí mismo como el ser fuerte que impone respeto que nunca fue, Pierrot no pierde el tiempo. Gradualmente va entrando cada vez más en la dinámica del desprecio y la prepotencia y enterrando a Pierrot dentro de sí mismo para convertirse en Pieter.

- A partir de ahora vamos a tener que cuidarnos mutuamente, Pierrot- dijo Ernst desde el asiento delantero.- Necesito otro hombre en la casa. La forma en la que me acosan estas mujeres acabará conmigo.
- Pero tú eres viejo.
- Hombre, tampoco tanto.
- Veintisiete años es ser viejísimo.
. Si él es viejo- intervino Beatrix- ¿qué soy yo?
Pierrot titubeó unos instantes.
-Prehstórica- declaró por fin con una risita, y Beatrix se echó a reír.

Pieter es alguien terriblemente distinto de Pierrot que parece que no tiene nada que ver con aquel niño que llegó al Berghof, pero es solo la evolución de un gran complejo de inferioridad aderezado con una mente maleable en la que las ideas del Führer calan como en ninguna otra mente podrían hacerlo.
Pieter insulta, grita, traiciona e inventa disculpas imposibles para que el Pierrot que todavía habita dentro de sí no proteste demasiado.

-Yo no soy tu maldita sirvienta. Si quieres un sándwich, prepáratelo tú mismo. Tienes manos ¿no?
-La cocinera eres tú- dijo él sin alzar la voz-, y yo soy un Scharführer hambriento. Me prepararás un sándwich.

Estos dos personajes tan opuestos y tan iguales, las dos versiones de la misma persona, van dejando su huella en el Berghof y sus habitantes conforme pasan los años y la guerra.

Anshel es un personaje secundario muy presente a lo largo de toda la novela; es el amigo de la infancia de Pierrot, al que este termina negando porque es judío. ¿Cómo va a ser el protegido del Führer amigo de un judío? Es un personaje que aparece en pocas ocasiones, pero que cuando lo hace ocupa una pieza clave en el gran puzzle que es al final esta novela.

También están la tía Beatrix, Ernst el chófer, las criadas... Todos son parte esencial de un escenario tan terrible como humano.


- CRONOLOGÍA

La historia está contada de forma lineal, desde la infancia hasta la adolescencia de Pierrot. 

- RITMO

No es lento como para remarcarlo, pero tampoco es un ritmo trepidante; la velocidad es intermedia, útil para no dormirte en los laureles pero tampoco perderte nada de lo que sucede por avanzar demasiado rápido.

- ESCRITURA

El libro está contado desde el punto de vista de Pierrot/Pieter, de modo que al principio la voz narradora es tierna e infantil y con el paso de las páginas va tornándose adulta y resentida. 
La forma de escribir es simple y eficaz, sin florituras ni demasiadas descripciones, y a mí me parece que eso es exactamente lo que tiene que ser, dado que un narrador omnisciente de diez años solo puede pensar y hablar así.


Conclusión:

"El niño en la cima de la montaña" me ha demostrado lo que ya intuía: que cualquiera, venga de donde venga y sea como sea, tiene debilidades, carencias emocionales que, aderezadas adecuadamente y en ciertas circunstancias, pueden llevar a esa persona a evolucionar a una versión de sí  misma que nunca imaginó que podría ser real.


¿Lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido? ¿Os llama la atención?



6 comentarios:

  1. ¡Buenas!
    Pues yo "El niño con el pijama de rayas" no lo pude leer, ahí lo tengo... Se me hizo pesada la forma de escribir, que aunque sea desde el punto de vista de un niño, puede no ser tan simple... Quizá pruebe con otro del autor, pero de momento no es mi prioridad.
    Sin embargo, sí me parece interesante la reflexión que haces de esta novela acerca de cómo se puede transformar a las personas rodeándolas de un ambiente determinado.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Es curioso lo diferente que opinamos las personas jaja a mí me encanta que esté escrito desde el punto de vista del niño :)
    Pero sí, desde luego lo que más me impactó fue lo de la transformación de Pieter; me alegro de haberlo sabido transmitir :)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ¡¡Has vuelto a publicar!! Me alegra verte de nuevo por aquí :D Conocía este libro de vista, pero no me había molestado en saber más de él hasta ahora que he leído tu reseña. Personalmente, la sinopsis es de esas que me llaman la curiosidad pero no me hacen lanzarme a por el libro, pero lo que más me gusta es tu reflexión sobre que se puede llegar a ser quien menos uno se imagina según las circunstancias. No descarto leerlo ;-)
    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Omaira! A mí también me alegra mucho estar de vuelta :D
    La verdad es que no sé muy bien qué me llevó a leerlo, porque la sinopsis destripa demasiado como para esperarte una novela de suspense (casi te cuenta el final...) pero creo que fue el saber que el protagonista de la historia y el narrador era el mismo niño lo que terminó de animarme; siempre me gusta mucho el enfoque infantil. Y me encontré una joyita :)
    Así que espero que te guste tanto como a mí si te animas a leerlo.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Vi la moralina, pero no me terminó de convencer la historia. Creo que el autor y yo no terminamos de congeniar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya :/
      A ver si con los próximos hay más suerte.
      ¡Un saludo!

      Eliminar